TuWeb
CONCEJOS PARA LAVAR SU AUTO EN CASA
Mis enlaces
Limpieza y mantenimiento de autos
Limpieza interior
Como ahorrar combustible?
Como convertirse en un piloto experto en 4x4 :
Limpieza Interior
5 tips para vender tu auto rápido y a buen precio
Como quitar el mal olor del auto
Lavado Ecologico de autos, Proyecto LAVA5 solo utiliza 5 litros para lavar tu coche
Blog
 
Como ahorrar combustible?
Dentro de las limitaciones de un todo terreno en cuanto a consumo, hay un cierto margen que el conductor puede aprovechar para que sea más económico usarlo y, por tanto, prolongar la autonomía.

El consumo en un coche todo terreno se ve más afectado que en un vehículo normal a causa de su peso, aerodinámica y pérdidas de transmisión.
El peso, la aerodinámica y las pérdidas por transmisión son mayores en un todo terreno que en un sedán.

Todo ello se refleja en el consumo de una forma u otra: en carretera a velocidad alta la aerodinámica es el principal obstáculo, mientras que donde sea preciso ir con tracción total o en recorridos con fuertes desniveles, son el peso y las pérdidas por transmisión lo que impiden que el consumo sea bajo.

Ahora bien, aunque hay limitaciones técnicas, la forma de manejar puede compensarlas en parte.

En la carretera la resistencia aerodinámica aumenta geométricamente con la velocidad, el incremento de consumo que hay entre 100 y 120 km/h es menor que el que hay entre 120 y 140.

En este apartado, la velocidad crucero determina el consumo. Si ésta es baja (pongamos 120 km/h), es fácil de mantener por dos razones: primero, el número de vehículos que nos frenan se reduce, y por tanto, disminuye la necesidad de acelerar para recuperar la velocidad.

Segundo, es difícil que cualquier todo terreno sea capaz de mantener esa velocidad en una de las dos marchas más largas, incluso en las rampas de carretera más fuertes.

El aumento de consumo necesario para incrementar esa velocidad de crucero (por ejemplo a 160 km/h) puede llegar fácilmente al 50%.

Es decir, un todo terreno turbodiesel –puesto como el más económico- con un consumo a 120 km/h en torno a los 10 litros cada 100 kilómetros, puede llegar a uno de 15 por cada 160, a menos que la carretera o el tráfico obliguen a acelerar frecuentemente.

Sin embargo, la velocidad media no aumenta en la misma proporción, especialmente cuando no es fácil mantener los 160.

Sobre el campo, en los coches donde el eje delantero es conectable, lo ideal para el consumo es ir en tracción trasera, siempre que sea posible. Ahora bien, tampoco conviene arriesgar; es preferible conectar la tracción total y gastar un poco más que quedarse por no haberlo hecho.

Ocurre lo mismo con la reductora: sólo hay que conectarla si el terreno tiene desniveles muy fuertes o cuando hay que circular muy despacio por cualquier causa.

Sobre superficies sueltas conviene acelerar suavemente y en la marcha más larga que sea posible, de esta forma no se gasta combustible al remover el terreno.

Cuando se trata de mantener una velocidad constante, si el terreno lo permite, lo ideal es ir en la marcha más larga posible sin forzar el motor. En cualquier caso, el truco para no desperdiciar combustible en campo es el mismo que en carretera.

Tanto en carretera como en campo, la forma de gastar menos es limitar al máximo la aceleración, sea positiva (para ganar velocidad), negativa (frenada) o lateral (curva).

Esto sólo es compatible con una circulación normal -o incluso rápida- si se conduce con suavidad. En rebases, incorporaciones u otras circunstancias, donde lo seguro es acelerar lo más posible, la técnica para hacerlo es sencilla: la marcha más corta posible, acelerar a fondo y cambiar justo antes del régimen máximo.

Ahora bien, cuando no es preciso acelerar tanto, lo mejor para el consumo es acelerar en la marcha que permita no pisar a fondo el pedal.

Frenar es gastar, porque implica perder inercia. Por tanto, en una manejo económico hay que frenar lo menos posible. Para ello es importante anticipar la deceleración y, cuando sea posible, perder velocidad simplemente levantando el pie del acelerador.

Todos los vehículos de gasolina y Diesel más modernos, tienen corte de inyección en retención; de forma que cuando no se acelera y el motor está por encima de un cierto régimen (unas 1,500 rpm), el coche no gasta nada en absoluto.

Lo que no se debe hacer, porque no conduce a nada, es no pisar el freno y perder velocidad insertando marchas cortas. La retención del motor puede desacelerar el coche, pero para frenar hay que pisar el pedal correspondiente.

Girar también es gastar, porque al coche le cuesta más ir en curva que en recta. Por tanto, para hacer una conducción económica hay que trazar la curva lo más abierta que permita el camino. La clave para hacerlo, es mirar donde se acaba la curva, de esa forma es posible trazarla ampliamente y sin girar más de lo preciso en ningún momento.



Foto

SU AUTO EXPULSA MUCHO HUMO?

¿Tu Auto bota humo?
Quizá tenga algún pequeño problema; en el motor.
Aprende a diferenciar el color del humo, así sabrás si necesita una reparación mayor o sólo una puesta a punto.


Gris claro. Si es de poca densidad, es el color habitual cuando el motor está funcionando correctamente. Si es algo más denso, puede ser síntoma de que falte aire en la mezcla, debido a suciedad acumulada en el filtro del aire o a alguna obstrucción en el sistema de admisión.

Gris azulado. Es un claro síntoma de presencia de aceite en la cámara de combustión, debido principalmente al desgaste de los cilindros y una mala segmentación (el aceite de lubricación sube hacia la cámara de combustión). Suele aparecer en vehículos con gran kilometraje y para solucionarlo hay que reparar el motor y cambiar todas aquellas piezas que están desgastadas.

Blanco. Puede ser por dos razones. La primera por la condensación del vapor de agua presente en los tubos de escape cuando el tiempo es frío y el motor está recién puesto en marcha. Cuando el motor y el tubo de escape adquieren suficiente temperatura desaparece este humo blanco, que a veces llega a ser muy espeso. Otra razón, aunque en este caso el humo resultante suele ser muy fino, es cuando el motor está trabajando con falta de combustible en la mezcla. Puede ser debido a falta de presión en la bomba de combustible o a que algún inyector esté obstruido por alguna pequeña impureza.

Negro. Indica que el motor está trabajando con una mezcla muy rica en combustible, parte de la cual sale por el escape sin quemar. Como primera medida, hay que regular la mezcla.

Foto